domingo, 21 de abril de 2013

Mondragón, un mexicano en la I Guerra Mundial

¿Qué hace un mexicano trabajando para el Kaiser Guillermo? Esta pregunta, que parece el comienzo de un chiste xenófobo, es la que me hice al enterarme de que a los observadores aéreos alemanes de la I Guerra Mundial se les entregó un arma automática conocida como Flieger-Selbstladekarabiner, Modell 1915 (carabina automática para pilotos modelo 1915), hasta ahí todo normal. Pero el arma en cuestión tenía grabado en su cuerpo metálico la leyenda "Fusil Porfirio Diaz sistema Mondragón modelo 1908". Unas 3.000 de esas armas llegaron a manos de la infantería alemana primero y luego reasignadas a la fuerza aérea y a la marina de guerra. Se dice que el Barón Rojo las utilizó a bordo de su avión Albatros hasta que fueron reemplazadas por ametralladoras LMG 08/15. Despejemos el misterio.

Manuel Mondragón
y su inseparable (sic) bigote.
Manuel Mondragón nació en Ixtlahuaca, México, en 1859 y estudió en el Colegio Militar de Chapultepec donde se especializó en Artillería. Se dice por ahí que tras recibirse completó su formación en el Colegio Militar de Saint Cyr, Francia. Volvió a México y trabajó desde entonces en los establecimientos de materiales de guerra  donde ganó renombre al proyectar varias mejoras técnicas para el armamento mexicano de la época. Entre 1882 y 1887 se embarcó en el diseño un fusil capaz de disparar en modo semi-automático o completamente automático. El entonces presidente mexicano, Porfirio Díaz, buscaba aumentar su prestigio nacional e internacional; el prestigio era una cosa importante para ganar apoyos y defenderse de contrincantes en la convulsionada situación que vivía México a finales del siglo XIX y principios del XX, y también lo era la posibilidad de que sus soldados disparasen 150 veces más rápido que sus enemigos... solo por si acaso lo del prestigio no funcionaba. En 1890, a la sombra del régimen de Porfirio Díaz, Manuel Mondragón recibió el soporte estatal necesario para completar el prototipo de su revolucionario rifle, pero las instalaciones industriales mexicanas no estaban en condiciones de producir un arma tan compleja. Tras intentar convencer a varios fabricantes internacionales, que no le veían futuro a un arma capaz de disparar munición más rápido de lo que se podía producir, finalmente la empresa suiza Schweizerische Industrie Gesellschaft (más conocida como SIG) firmó un contrato para fabricar las armas para los mexicanos.

El rifle del Sr. Mondragón funcionaba gracias a un (por entonces) revolucionario concepto: el aprovechamiento de los gases producidos por la deflagración de la pólvora en el momento del disparo. Parte de los gases que impulsan el proyectil hacia el exterior son desviados a través de un agujero practicado en el cañón y conducidos por un tubo paralelo hasta que empujan un pistón que está conectado con el sistema de acerrojamiento. Hoy por hoy no entraña más misterio que el mecanismo de un sacapuntas puesto que la gran mayoría de fusiles de infantería usan el mismo principio adaptado a las mejoras en los procesos de fabricación y materiales actuales, pero hasta bien entrado el siglo XX no se consideraba demasiado útil por diversas razones. Algunos teóricos argüían que los gases que escapaban por el orificio restaban potencia al proyectil (razón por la cual la Alemania de Hitler no incorporaría un fusil semiautomático de primera línea hasta la mitad de la II Guerra Mundial), otros creían que los soldados no mantendrían la disciplina y malgastarían la munición que era tan difícil de hacer llegar al campo de batalla.

Detalle de la válvula de gas que permite
operar el rifle acerrojándolo manualmente.
Lo cierto es que el sistema resultaba bastante "delicado" y para funcionar correctamente requería mucho mantenimiento y buena munición, cosas que no siempre era posible tener a finales del siglo XIX y principios del XX. Tal vez consciente de esas limitaciones, Manuel Mondragón, dotó a su rifle de la posibilidad de ser operado manualmente accionando una válvula que desviaba los gases impidiendo que se pusieran en contacto con el émbolo (número 29 en la ilustración de arriba) y también disponía de un botón sobre la palanca de maniobra que desconectaba el cerrojo del muelle de recuperación, para que no fuera necesario vencer la dura resistencia de ese muelle durante la recarga manual. Cuando se movía la válvula el ciclo de disparo requería echar el cerrojo hacia atrás después de cada disparo, con eso se equiparaba a un fusil de cerrojo manual como el Kar98 pero su precio era 4 veces superior, así que no atrajo la atención de ningún ejército del viejo mundo.

5,2x68mm con su cámara de combustión extendida...
raro es poco.
Las primeras 50 unidades del rifle llegaron a México en 1893 preparadas para disparar la munición de 6,5x48mm Mondragón, fueron probadas dando resultados bastante satisfactorios tomando en cuenta de que se trataba de un prototipo avanzado. Paralelamente a las pruebas de esos primeros rifles, entre los años 1893-96, Manuel Mondragón y el Coronel suizo Eduard Rubin (el inventor de la munición encamisada y cofundador de la afamada empresa Schmidt - Rubin) colaboraron para crear un cartucho de alta presión conocido como 5,2x68mm, una criatura bastante extraña a la vista, pero que se suponía tendría un mejor comportamiento balístico que otras municiones más tradicionales. Aprovechando el patrocinio estatal se encargaron otros 200 rifles preparados para disparar esa munición experimental y que llegaron a México en 1894. Las pruebas en ese caso no fueron demasiado alentadoras: el cartucho producía demasiada presión y, lejos de mejorar la fiabilidad del sistema de automatismo, provocaba un exceso de stress en los componentes. Así que se decidió volver a la senda de la munición tradicional probando municiones del 7mm Mauser, 7,5mm suizo y .30-30 Winchester. Un número no determinado de fusiles prototipo (algunos cientos, supongo) llegaron a México en 1901 preparados para disparar la munición de 7mm Mauser y con la frase "Fusil Mondragón modelo 1900" grabada sobre el cerrojo, desde ese entonces, no se volvió a modificar el calibre del arma. La firma SIG envió 200 unidades del 7mm Mauser a unas pruebas patrocinadas por el ejército británico para elegir nuevo fusil, el vencedor entonces fue el venerable SMLE Mk I que comenzó a usarse en 1903, el fusil Mondragón sufrió algunas interrupciones y se despidió del certamen con la etiqueta de "excesivamente complejo y poco fiable".

Fusil automático italiano Cei Rigotti (año 1900).
A diferencia del Mondragón este no fue adoptado por nadie.
Es muy difícil decir quién inventó el primer fusil semiautomático o automático de la historia, en los tiempos en que apareció el fusil Mondragón otros diseñadores de renombre tales como Maxim, Mauser, Browning, Mannlicher, etc. ya tenían patentados (o estaban a punto de patentar) prototipos similares. Ninguno de ellos llegó a fabricarse en serie debido, principalmente, a la reticencia por parte de los mandos militares a modificar las técnicas de combate y los esquemas de entrenamiento y logística de sus ejércitos. El fusil Mondragón sufrió en sus carnes esas "reservas" de la oficialidad puesto que, aunque fue diseñado para ser alimentado con "peines" de 6 municiones llamados "en bloc" (cuyo funcionamiento es igual que los del M1-Garand) los primeros modelos de esta arma permitían bloquear el peine dentro del depósito en una posición tan profunda que el cerrojo no entraba en contacto con la munición. De esta forma las municiones del peine quedaban en reserva mientras el fusil debía ser alimentado tiro a tiro, una pestaña en la parte trasera del peine lo liberaba y permitía que el cerrojo arrastrara las municiones hacia la recámara tras cada disparo. La idea era que los soldados usaran esa reserva de munición y la capacidad de disparar en automático (o semi) solo en casos de emergencia, mientras que normalmente debían cargar manualmente la munición tras cada disparo. Esta característica, un tanto inútil, desapareció en algún momento del proceso de producción.

Mondragón 1908 con cargador de 30 municiones.
Tras los tests iniciales, el gobierno mexicano firmó un contrato en 1908 para que SIG le proporcionara 4.000 rifles Mondragón en calibre 7mm Mauser. Estas armas llevaban grabada la leyenda "Fusil Porfirio Diaz sistema Mondragón modelo 1908", recordemos que Porfirio Díaz jugó un papel importantísimo en el desarrollo del fusil (era quien ponía el dinero). Los primeros 400 rifles llegaron a México en 1911, coincidiendo con el abandono forzado del poder de Porfirio Díaz y con una mejora sustancial de la industria armamentística mexicana que le permitiría, por ejemplo, fabricar el fusil Mondragón directamente en el país. Ante tanta coincidencia junta, el nuevo gobierno de México rompió el contrato con SIG, lo que dejó a la empresa en una precaria situación económica y con aproximadamente 3.000 fusiles automáticos (que nadie quería) juntando polvo en sus almacenes; hasta que estalló la I Guerra Mundial y los alemanes compraron todas las armas que pudieron, incluso aquellos Mondragón. Los fusiles fueron primero entregados a la infantería alemana donde demostró ser un arma muy intolerante a las duras condiciones de las trincheras, cabe decir en su defensa que muchos fusiles más simples también sufrían encasquillamientos y roturas debido al sempiterno barro y al rudo trato que recibían. Tras un breve y accidentado servicio en primera línea, los Mondragón 1908 llegaron a la fuerza aérea alemana rebautizados como comentaba en el primer párrafo y con un cargador helicoidal de 30 municiones, se entregaban dos rifles por aeroplano pues se esperaba que uno fallara. El manual de operación de la "Flieger-Selbstladekarabiner, Modell 1915" impreso por el Ministerio de Guerra Prusiano en 1917 decía que "...(este fusil) es un arma apenas adecuada para la guerra que se emplea en un momento de necesidad. Solo debe utilizarse cuando haya sido cuidadosamente examinada y mantenida por personal cualificado antes y después de su uso." A pesar de todas las desventajas que se le achacaron, los Mondragón 1908 y su capacidad de hacer fuego completamente automático sacaron del paso a los alemanes hasta que pudieron fabricar verdaderas ametralladoras adaptadas al combate aéreo. Despejado el misterio.

La única foto que he encontrado de este fusil en acción
 a manos de un soldado del Ejército Federal Mexicano en 1910.
Se reconoce por el cargador de petaca, la válvula de gases
debajo del cañón y la bayoneta/pala inventada por el mismo
Manuel Mondragón.
A partir de 1911 los fusiles Mondragón 1908 empezaron a fabricarse en México y estuvieron en producción hasta 1943. Se hicieron algunas mejoras que permitían alimentar el arma con cargadores de petaca de 10 y 20 municiones además de los helicoidales de 30 tal como los utilizados por los alemanes en la I GM. También se produjo una versión ametralladora ligera con bípode incorporado y cargador de 100 municiones que estuvo en uso hasta que fue reemplazada por la ametralladora Mendoza M1943. Algunos fusiles fueron vendidos a países sudamericanos como Perú, Brasil y Chile en pequeñas cantidades. Se vendió la licencia de fabricación a Alemania (entonces República de Weimar), Austria y Japón que produjo bajo licencia unas 5000 unidades, pero lo abandonó debido a su complejidad. También se exportaron hacia la República de China bajo el gobierno de Chiang Kai-Shek y así llegaron al Ejército de Liberación Popular donde se mantuvieron en servicio como armas de segunda línea hasta 1980. Durante la II Guerra Mundial se entregaron los Mondragón 1908 que habían estado guardados desde la I Guerra Mundial y los fabricados bajo licencia a los cuerpos auxiliares de las Waffen SS, algunos llegaron a los soldados franceses de Vichy, al ejército colaboracionista lituano y más tarde, al final de la guerra, fueron utilizados por el Volkssturm en la defensa de Alemania. Algunas fuentes citan que se fabricaron 1.175.000 fusiles Mondragón a lo largo y ancho del mundo, de ser cierto debería ser más común verles en cualquier sitio. Aunque he buscado mucho en internet, no he logrado localizar una fotografía ni documento que respalde esas aseveraciones. Incluso se dice por ahí que el fusil Mondragón era muy preciso y los alemanes le dotaron de mira telescópica para su uso por parte de francotiradores, cosa que se contradice con una traducción del manual que imprimió Prusia en la I GM donde reza: "...la construcción en serie de esta arma automática ha dado como resultado grandes variaciones en la precisión comparada con armas anteriores. Solo desviaciones de más de 20cm del grupo principal se han corregido". El texto es un tanto críptico pero, en el mejor de los casos, dice que la precisión del Mondragón 1908 varía mucho, quizás los fusiles fabricados en Alemania después de la década del '30 fueran diferentes (si es que realmente se fabricaron), pero tampoco he visto documentos que lo acrediten.

Fusil automático Mondragón con bípode para usarse como ametralladora ligera.

Sea como sea, el fusil Mondragón 1908 fue el primer fusil automático producido en serie para armar a un ejército regular y de eso no cabe ninguna duda. Fruto de un armero audaz y un dictador necesitado de fama, este fusil marcó pautas adelantadas a su tiempo que, a pesar de encontrar una férrea resistencia por parte de las mentes militares conservadoras, acabaron imponiéndose hasta nuestros días. Hoy por hoy los Mondragón solo son usados con fines ceremoniales por los cadetes del Heróico Colegio Militar de México, ignoro en qué tipo de actos pues en las fotos que pululan por internet suele vérseles portando fusiles de cerrojo tipo Mauser. Si algún lector posee una foto moderna del fusil Mondragón en manos de cadetes o soldados mexicanos puede enviármela y será un placer incluirla en este artículo.

8 comentarios:

  1. ¡¡¡BAH!!! si fuera soldado usaría mil veces el AKA 47

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que te refieres al AK47. El fusil mondragón es casi 50 años anterior, entonces no son armas comparables pues no comparten el mismo momento en el tiempo, ni fueron creadas para afrontar las mismas circunstancias ni para adaptarse a requerimientos tácticos parecidos. Si tu vida dependiera de dejar fuera de combate a una persona a 500 metros de distancia con un único disparo, entonces preferirías mil veces el fusil Mondragón antes que el AK47, a pesar de la diferencia de edad entre ambos.

      Si bien todo admite una opinión subjetiva, el hecho es que no existe un arma superior que valga para todo, solo circunstancias en las que un arma se comporta mejor que otras, es obligación de los estrategas hacer que esas circunstancias ocurran con la mayor frecuencia posible.

      Y si fueras soldado acabarías usando el arma que se te asigne pues según tengo entendido a los soldados no se les da a elegir de un catálogo, los instructores se encargarían de ensalzar las increíbles virtudes del arma que te toque y saldrías al campo de batalla convencido de que llevas entre las manos el arma definitiva. ¿Que no te dejarías convencer?... quizás por eso no eres soldado :)

      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. Y eso lo dijo alguien cuyo nick de usuario es Kalashnikover. Él tiene razón, y para agregar quiero decir que la AK47 ya ha sido superada en su área de especialidad por muchas otras. Por ejemplo, yo no veo a EUA, ni si quiera a Rusia, usando AK47.

      Eliminar
    3. Rusia si usa el AK-47, un modelo mejorado llamado AK-12.
      Cada año mejoran el arma, haciéndola más fiable.

      Eliminar
  2. Como comentario, otros fusiles, el principio del Estado de la técnica del fusil Mondragon se mejoró para emplearse en otras armas, lo podras constatar en las patentes Nos. US 3, 494, 216 de fecha 10 febrero 1970, (se refiere a un cerrojo para arma de repetición), US 4, 653,210 de 31 Mar. 1987 (Se refiere a un cerrojo y extractor para arma de fuego y US 4, 930, 238 De fecha 05 Juni. 1990 (se refiere a un receptor para arma de fuego).
    En estas patentes con protección territorial en Estados unidos, se menciona el principio del fusil Mondragón como antecedente técnico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocía el hecho de que el sistema del fusil Mondragón ha servido como base para numerosos diseños de armas que subsisten hasta nuestros días, pero nunca se me ocurrió mirar las patentes. Seguramente hay muchas más armas que han adaptado alguno de los mecanismos de Mondragón y a cuyos inventores se les ha 'olvidado' apuntarlo como referencia en sus respectivas patentes. Muchas gracias por la información.

      Eliminar
  3. https://www.youtube.com/watch?v=DU6vWFXhwk4

    ResponderEliminar
  4. algun coleccionista que se interese por un mondragon 1894 ( www.forgottenweapons.com/rifles/mondragon-model-1894/ ) hectorobregon@gmail.com

    ResponderEliminar